En Cardiología Roma Balbuena Dr. Héctor González Godínez te contamos sobre la prueba de esfuerzo, también conocida como ergometría, consiste en un examen de la resistencia física a través de diversos ejercicios que sirven para valorar el pronóstico de una enfermedad cardiaca en estudio o ya diagnosticada.


Esta técnica se emplea para detectar la angina de pecho o una afección coronaria en pacientes que sufren dolor torácico y, de esta manera, valorar la respuesta del corazón al esfuerzo a través de un electrocardiograma y la determinación de otros parámetros.


Esta prueba no sólo proporciona un diagnóstico, sino que también plantea el pronóstico de la enfermedad que padece el paciente y el efecto del tratamiento que se está administrando.



POR QUÉ SE REALIZA LA PRUEBA DE ESFUERZO

-Observar la respuesta del corazón si sufre algún daño diagnosticado o los efectos de fármacos o dispositivos (marcapasos) administrados para corregir dicho trastorno.

- Determinar la frecuencia cardiaca y si el corazón late de forma regular.

-Si el paciente presenta dolor
torácico o palpitaciones



CÓMO SE REALIZA LA PRUEBA DE ESFUERZO

-Consiste en someter al paciente al mayor esfuerzo posible, alcanzando el umbral del cansancio o máximo nivel de resistencia.

-Se colocará parches planos y adhesivos denominados electrodos en la zona pectoral del paciente.

-La persona que se somete a esta prueba realiza ejercicio físico en un tapiz rodando o en una bicicleta estática, ejercicios que van aumentando la intensidad según las indicaciones del especialista.

-Cada tres minutos se incrementa el nivel de esfuerzo de forma automática para que el corazón se vaya acelerando.

-Durante este mismo intervalo de tiempo, se lleva a cabo el control de la presión arterial.

-Cuando el paciente no soporte más esfuerzo, deberá comunicarlo al especialista y se pasará a la fase de recuperación.

-Es importante que el paciente realice el máximo esfuerzo posible para que los resultados sean fiables.

-En total, la prueba dura 60 minutos.