Hipotensión ortostática (hipotensión postural)

Se trata de un descenso abrupto de la presión arterial al ponerse de pie o después de acostarse. Entre sus causas se incluye la deshidratación, el reposo en cama durante un tiempo prolongado, el embarazo, determinadas afecciones médicas y algunos medicamentos. Este tipo de presión arterial baja es común en adultos mayores.

Hipotensión posprandial

Este descenso de la presión arterial se produce de 1 a 2 horas después de comer. Es más probable que afecte a adultos mayores, especialmente a aquellos con presión arterial alta o enfermedades del sistema nervioso autónomo, como la enfermedad de Parkinson. Comer porciones pequeñas de comidas bajas en carbohidratos, beber más agua y evitar el consumo de alcohol podría ayudar a reducir los síntomas.

Hipotensión mediada por los nervios.

Consiste en un descenso de la presión arterial que se produce después de permanecer de pie durante períodos prolongados. Este tipo de presión arterial baja afecta principalmente a adultos jóvenes y niños. Podría deberse a la falla en la comunicación entre el corazón y el cerebro.

Atrofia multisistémica con hipotensión ortostática.

Este trastorno poco frecuente, también denominado síndrome de Shy-Drager, afecta el sistema nervioso que controla las funciones involuntarias, como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la respiración y la digestión. Está relacionado con tener una presión arterial muy alta al estar acostado.